Visita del Embajador de España a la Base Naval Puerto Belgrano

La comitiva recorrió el Comando de Adiestramiento y Alistamiento, la Flota de Mar y el Arsenal Naval.

El pasado sábado, arribó a la Base Naval Puerto Belgrano el Embajador de España en nuestro país, Francisco Javier Sandomingo Núñez, acompañado por el Cónsul General de España, Diego Santiago Rivero. Se trató de una visita protocolar en la que recorrieron diferentes destinos de la zona.

Inicialmente, las autoridades fueron recibidas por el Comandante de Adiestramiento y Alistamiento, Contralmirante Fabián Gerardo D’Angelo quien fue el encargado de darles la bienvenida y acompañarlos en una exposición donde se detalló el estado operativo de la unidades.

Luego, el recorrido continuó por el Arsenal Naval Puerto Belgrano. Allí, personal del destino expuso sobre las tareas que se realizan en los diferentes talleres. Además pudieron observar los diques de carena 1 y 2 así como los trabajos que se están realizando en diferentes embarcaciones.

La visita prosiguió en la sede del Comando de la Flota de Mar donde fueron recibidos por su máxima autoridad, Contralmirante Julio Horacio Guardia. Él fue el encargado de relatar las características de las unidades navales, su misión y tareas actuales. Después los guió hacia el destructor ARA “Sarandí”.

Una vez finalizado el recorrido por la dársena, la comitiva se dirigió al edificio de la Jefatura de Base donde los esperaba el Jefe de la Base Naval Puerto Belgrano (BNPB), Capitán de Navío Gustavo Alberto Ticozzi.

La visita del Embajador a la zona se enmarcó en una serie de actividades protocolares en las ciudades de Bahía Blanca y Punta Alta. “Me fue imposible rechazar la invitación a recorrer la Base ya que todo lo referido a la navegación me resulta de sumo interés; pero, principalmente, vine para conocer una Institución más del Estado Argentino”, expresó el Embajador Sandomingo Núñez.

En cuanto a sus percepciones luego del recorrido dijo: “La Base Naval es imponente y se puede observar el profesionalismo con el que trabajan. Las tareas son notables e implican una gran complejidad. Cuando uno entra en un barco, es una pieza de alta tecnología, entonces necesita mucha dedicación, organización y competencia técnica”.