«Podemos decir que los chicos del taller Prende son pequeños maestros en serigrafía»

Nicolás Testoni, a cargo del Museo-Taller FerroWhite, visitó nuestro programa junto a los integrantes del taller conformado por chicos de White y el Boulevard. El domingo, a las 16, habrá un evento imperdible.

Con la presencia en los estudios de La Brújula 24 de algunos chicos integrantes del taller Prende de FerroWhite, junto al titular Nicolás Testoni, la 209ª entrega de IngenieroWhite.Com anticipó las actividades que se llevarán a cabo el próximo domingo, en plenas vacaciones de invierno.

«El domingo, a partir de las 16, vamos a hacer un taller abierto de serigrafía con la consigna de graficar el paisaje portuario e imaginar distintas alternativas de esos paisajes. La herramienta básica del Prende es la hoja en blanco y el lápiz, para darle lugar a las maniguetas, yablones y a la tinta», explicó Testoni.

«Los chicos del taller ya trabajaron en temas como el retrato de su propia imagen, dando paso a que esos retratos se conviertan en los delantales de trabajo que van a utilizar el domingo. Ellos mismo van a oficiar de capacitadores de los otros chicos que vengan al museo. Podemos decir que son pequeños maestros en serigrafía», destacó Nicolás.

«Todos los sábados a la mañana los chicos se reunen en el taller, disfrutan de un desayuno y se ponen a trabajar. El evento del sábado está abierto a chicos de 5 a 12 años de edad y la idea es pasar toda la tarde allí y compartir una merienda», anticipó.

Los protagonistas, en primera persona

–Aynara. «Tengo 10 años y llevo 3 en FerroWhite. Voy al Colegio Sarmiento de White».

–Yamila. «Tengo 11 años y voy a la Escuela 21. Todos los sábados vengo a aprende serigrafía al museo».

–Jeremías. «Soy del Boulevard y tengo 9 años. Voy a la Escuela 21».

–Valentina. «En estos dos años y medio hemos hecho caras de animales, trenes y otros vehículos. Tengo 8 años y voy a la 21».

–Carmela. «Voy a la salita azul del Jardín 932 y tengo 5 años».

Los padres también participan

«Soy Lorena Acevedo, madre de Valentina, y quiero agradecer el trabajo que hace el museo con los 32 chicos y la articulación que generan a través del arte. Es un trabajo social muy bueno, se abordan todos los casos, se les brinda la leche, se los escucha y entran en acción por medio del arte. Las señoras de la Asociación Amigos del Castillo y el museo trabajan con la comunidad y eso es valioso».