Bajo sospecha toda la industria automotriz

Siete meses atrás, cuando Volkswagen admitió que había «arreglado» 11 millones de vehículos que usan diesel, para engañar los tests de los reguladores sobre las emisiones que producían, muchos sospecharon que no se trataba de un caso aislado.