“No voy a ir a pasear a Polonia, sino que mi meta es llegar en las mejores condiciones y en búsqueda de récords”

El próximo 9 de marzo, en vísperas del viaje de Juan Albrizio a Europa, se realizará una tallarinada-bingo en el Club Comercial para recaudar fondos.

Uno de los temas centrales que formaron parte de la 599º edición de IngenieroWhite.Com, en La Brújula 24, fue la visita del atleta local Juan Albrizio, quien está ultimando detalles de cara a su participación en el Mundial Máster que se llevará a cabo en Polonia.

“Es otra experiencia nueva para vivir. Del 24 al 30 de marzo, en Torun (Polonia), voy a competir en este mundial de atletismo en pista techada, siendo mi primera experiencia en este tipo de torneos”, mencionó.

“Durante este tiempo me preparé para llegar en condiciones, presenté mis marcas y me voy a alistar en 60 y 200 metros llanos, 60 metros con vallas, salto en largo y pentatlón”, detalló Juan.

“Vengo planeado en este Mundial desde el año pasado, con una preparación que inicié en julio. Incluso, resigné el Mundial de Málaga para prepararme bien y llegar también desde lo económico. No se trata solamente de la ambición de participar, sino que voy en búsqueda de récords nacionales y sudamericanos”, reconoció.

“No voy a ir pasear”, insistió, en reconocimiento a todos los que apoyan su día a día: CERK (Centro de Kinesiología de Ingeniero White), Hugo Salvucci, Urgara, el Club Comercial, Marisa Pignatelli, Lanchas del Sur y Profertil.

“¿Los gastos? Son 10 mil pesos de inscripción, 26 mil la estadía, otros 40 mil de pasajes y 13 mil para comer durante esos días”, agregó.

Evento de apoyo y despedida

“El sábado 9 de marzo, a las 12.30, en el fogón de Comercial vamos a realizar una tallarinada-bingo, para recuadar fondos”, anticipó.

La pista, sin noticias

Sobre el proyecto de presupuesto participativo que Juan Albrizio ganó en 2017 y aún no ha tenido ningún avance, señaló: “la gestión municipal ha sido un desastre y a casi 2 años de la votación todavía no se ha movido una piedra. Rubén Caldez tiene la voluntad de intermediar, pero somos rehenes de la Secretaría de Planeamiento”.