«Más allá del corte de pelo y la ayuda que puedo dar, la gente me cuenta sus historias de vida y más de una vez vuelvo a White con lágrimas en los ojos»

Desde hace un tiempo, Luciano Salazar, conocido como el Tano en el ámbito whitense, le corta el pelo a personas en situación de calle y comparte momentos y charlas especiales.

Uno de los temas destacados de la 696º entrega de IngenieroWhite.Com, emitida por La Brújula 24, fue la historia del joven whitense Luciano Salazar, quien desde hace un tiempo dedica parte de su vida a cortarle el pelo y compartir momentos con aquellas personas que están en situación de calle.

«Esto nació en agosto del año pasado. Yo me congrego en la Iglesia Pueblo Nuevo y con un grupo de chicos queríamos hacer algo para ayudar a la gente. Pensé en las tijeras, el peine y la máquina…y así empezamos a acercarnos. Más allá del corte de pelo, ellos nos cuentan sus historias de vida», remarcó Tano, como lo conocen en la localidad.

«Hemos notado que al visitarlos, ellos se sienten importantes y pueden salir adelante. Las cosas que vemos son maravillosas. Y si bien necesitan un hogar y comida, un corte de pelo y la charla es importante», destacó.

–¿Cómo fueron los primeros encuentros de la gente?
–La primera vez estaba lleno de dudas. Pero la gente te invita a tomar mate, te tratan con respeto. Después de almorzar, salgo a recorrer la cuidad, las plazas, los hospitales. En Undiano y Chile, por ejemplo, le corté el pelo a un vendedor de papas y la foto recorrió mucho las redes sociales.

«Mientras tanto, tengo mi peluquería en mi casa de White. Los lunes, que no trabajo, salgo a recorrer la cuidad. Hay días que llego con mucha carga y preocupado. Es muy doloroso ver a la gente que duerme al aire libre. Más de una vez vuelvo con lágrimas en los ojos», narró Luciano.

«Desde los 4 años jugué en Comercial y siempre tuve el deseo de jugar al fútbol. Dios tenía esta realidad preparada para mí y me hace mucho más feliz», cerró el Tano.