Los plazos fijos en pesos y el dólar ahorro fueron la mejor inversión del mes

Las acciones siguen sin poder sostener esos precios. Así es como, pese a las expectativas de devaluación a futuro, el plazo fijo en pesos fue la inversión más rentable del mes.

Mayo fue un mes decepcionante para los inversores, al punto de que ni el dólar informal sirvió como refugio. Todos las acciones del Merval terminaron en terreno negativo, e incluso en el panel general fue difícil encontrar algún papel que registrara una suba mensual. Así es como el plazo fijo en pesos, el dólar oficial y algún bono puntual pudieron ofrecer un rendimiento positivo.

Sin contar la rueda de hoy, que es la última del mes, el índice porteño perdió 8,9% en el mes, del cual la acción del banco Francés fue la más golpeada, al cerrar 14,6% abajo. Tampoco el dólar paralelo, en cualquiera de sus versiones, llegó a valer más que un mes atrás. El blue retrocedió 3 centavos, el Mep 16 y el «contado con liqui» 14, dado que ayer finalizaron a $ 12,73, $ 11,6 y $ 11,79 cada uno, aun cuando los inversores saben que es probable que el próximo gobierno deba hacer un ajuste en el tipo de cambio.

Irónicamente, apostar al peso resultó más beneficioso. La tasa de un plazo fijo a 30 días casi llegaba al 20% anual a fines de abril, de manera que, a grandes rasgos, un inversor recibió el 1,6% en pesos. A su vez, quien compró dólar ahorro ganó tan solo un 0,9%, ya que el 30 de abril valía $ 10,704 y ayer $ 10,80.

En cuanto a los bonos, los saldos fueron mixtos. Entre los títulos más líquidos, el Bonar 2024 cayó 5,7%, mientras que el Bonar X creció 1,6% y el bono Discount de Buenos Aires avanzó el 2,1%.

«Lo que vimos fue un recorte generalizado de todo. La pasaron mejor los conservadores que decidieron invertir a plazo», comentó el gerente de Invertir Online.com, Alejandro Bianchi.

Además de las acciones del Francés, también hubo fuertes bajas en Pampa, un 13,6%; Aluar, el 10,5%, YPF y Siderar, ambas el 10,2%.

Pero en la City insisten en que las acciones habían subido demasiado en los primeros meses del año, impulsadas por la expectativa de que un candidato opositor ganara las elecciones. Por eso es que tras conocerse una mejor posición en las encuestas del gobernador bonaerense y aliado al kirchnerismo, Daniel Scioli, las subas perdieron sustento.

Los inversores creen que el futuro de la renta variable dependerá de cuán market friendly sea el próximo gobierno, mientras que en lo que respecta a los bonos, no hay temores. Así lo explica el gerente general de First Capital Market, Pedro Cristiá: «Creo que cuando se trata de los títulos públicos, sin importar quien asuma la presidencia, el mercado descuenta que se pagarán».

Asimismo, Cristiá sostuvo que «todos los bonos siguen siendo una muy buena inversión por su rendimiento de entre 8% y 9% en dólares».

En el panel general hubo caídas de dos dígitos, y muy pocos avances. La suba más importante fue la de Petrolera Pampa, de 18,3%. Por su parte, los ADRs terminaron mixtos: la mejor performance fue del 1,3%, una suba de Edenor.

Si bien el mercado internacional también estuvo «pesado» y eso presionó a los activos locales a la baja, el Dow Jones y el S&P500 sumaron 1,6% cada uno, y el Nasdaq se incrementó en 3,15%.

Por el lado de los commodities, el oro subió un 0,4% mensual pero el petróleo llegó a caer hasta 5,8% en su versión Brent.

Finalmente, cabe aclarar que los números negativos que se vieron en mayo no necesariamente significan una oportunidades de compra. Los expertos indicaron que, como las decisiones política son determinantes en un año electoral, los inversores optarán por la cautela, al menos hasta el 20 de junio, fecha límite que tienen los partidos para informar cuáles serán sus candidatos para las PASO.