«La Secundaria que soñamos» y el baño por la inclusión, los dos proyectos que presentó la Escuela 40 del Barrio Saladero para el Presupuesto Participativo de Dow

La votación se realizará el próximo domingo 8 en la Escuela 58. El establecimiento que funciona en el barrio Saladero puso sobre la mesa el proyecto A5 y el B3.

Con la visita de sus autoridades principales y docentes, el inicio de semana en IngenieroWhite.Com, con nuestra emisión 788 en La Brújula 24, hizo referencia a los dos proyectos presentados por la Escuela 40 del Barrio Saladero en el marco del Presupuesto Participativo de Dow.

«Luego de haber sido beneficiados en 2017 con la remodelación del comedor, ahora vamos por el baño de la inclusión. En la escuela tenemos una matrícula de 95 alumnos, más el personal y la secundaria, por lo cual estamos hablando de 4 baños de nenas y 2 de varones para alrededor de 140 personas», apuntó la directora Elizabeth Román.

«Además, no contamos con un baño para discapacitados. Con el presupuesto del Consejo Escolar y el apoyo de la Cooperadora esto se hace difícil. Ya tenemos el techo y una pared, por lo cual la obra sería contigua a los baños existentes con un presupuesto de 400 mil pesos aproximadamente», completó sobre el marco del proyecto, ubicado en la categoría B y con el número 3.

«Los chicos están muy involucrados, ya que muchas veces se ven imposibilitados de ir al baño porque alguien lo está usando y tienen que esperar afuera. Ellos participan en la promoción del proyecto y, además, Dow nos permite aprender a gestionar y contar con otras herramientas», señaló la docente Claudia Penaruzzo.

Por su parte, como vicedirector de la Secundaria N° 38, que funciona en el edificio de la 40, Sergio Carocelli dio precisiones sobre el proyecto A5 denominado «La Secundaria que soñamos».

«El proyecto consiste en la ampliación de dos aulas y un baño para la secundaria. Queremos asegurarle a los jóvenes el ingreso, la permanencia y el egreso como estudiantes y hoy los espacios no estarían siendo suficientes», aseguró Sergio.

«Al no tener esta posibilidad, los chicos terminan buscando otras propuestas, que exigen tomar un colectivo o ir a pie. Y, en muchos casos, su continuidad educativa no termina», explicó.

«El proyecto fue ideado por los mismos estudiantes y profesores, con muchas ganas y compromiso, porque conocen la realidad y quieren mejorarla. Ellos quieren mucho a la institución, la mayoría son del Saladero y sueñan con esa secundaria», subrayó.