“La magia de tener un libro en la mano es fascinante”

Con alrededor de 300 socios y una base que supera los 22 mil libros, la Biblioteca Popular Mariano Moreno apuesta a reforzar el hábito por la lectura. Rosa Sueldo, su presidente, y María Elena Vila, una de las bibliotecarias, se acercaron a La Brújula 24.

El primer programa del año de IngenieroWhite.Com contó con la visita de Rosa Sueldo y María Elena Vila, representantes de la Biblioteca Popular Mariano Moreno, quienes ofrecieron un pantallazo sobre la realidad que vive la entidad whitense.

“La biblioteca nació como un Centro Cultural y desde hace 25 años pasó a llamarse Biblioteca Popular Mariano Moreno. Es mi octavo año como presidente y estamos viviendo las dificultades propias de este tipo de instituciones, con subsidios atrasados y una lucha constante”, mencionó Sueldo.

“Si bien no nos faltan lectores, los chicos no se acercan con el porcentaje que lo hacían en otros tiempos. Yo hace 13 años que soy bibliotecaria y recuerdo que antes no nos alcanzaban las mesas para ubicar a los chicos. Es una problemática común en otras bibliotecas y una cuestión social, relacionada con el avance de internet”, aseguró Vila.

–¿Qué incentivo puede encontrar todo aquel que se acerque a la biblioteca?
–Vila: Tratamos de hacer cosas para que la gente se acerque, poniendo el foco en el grupo de adultos mayores que conforman el 80% de los lectores que tenemos. Queremos que la biblioteca esté abierta y la gente concurra.

“La magia de tener un libro en la mano es fascinante y necesitamos políticas de estado que empujen lo cultural y beneficien a las bibliotecas populares”, agregó.

–¿Cuántas personas forman parte del día a día de la entidad?
–Sueldo: Somos 16 integrantes de comisión directiva, además de María Elena y una bibliotecaria auxiliar a la mañana. Todos los años hacemos renovación de autoridades y en junio tendremos una asamblea.

“Hace dos años estamos con el proyecto de instalar un ascensor para que la gente mayor pueda llegar a la planta alta cómodamente. Muchos adultos mayores han dejado de venir porque no pueden subir los escalones”, apuntó Rosa.

–¿Qué relación tienen con los establecimientos educativos de White?
–Vila: Permanentemente estamos en contacto con escuelas primarias y jardines. Vienen a hacer visitas guiadas y trabajamos en conjunto. Este año que pasó, la empresa Husal nos permitió llevar a cabo un taller literarios y ofrecer apoyo escolar; mientras que la donación que nos dio la Cooperativa Obrera la aprovechamos para un taller de arte con los nenes más chicos.

“Además, la AIQ nos da dos subsidios anuales para gastos generales que nos vienen muy bien. Y volviendo al tema proyectos, también tenemos en carpeta adquirir el proyector de cine”, agregó Sueldo.

–La última, ¿cómo ven a White desde el lugar que ocupan en la comunidad?
–Vila: No está como otros años y falta el empuje de antes. Ahora estamos todo enero de vacaciones, pero seguramente nos reuniremos con la delegada para charlar sobre nuestros asuntos. Nos encanta conseguir cosas gratis para los chicos.

OTROS DATOS

Los números. La biblioteca cuenta con 325 socios y tiene alrededor de 22.500 libros. “Nuestro fuerte con las novelas, los libros de auto ayuda y las historietas. Cuando vamos a la Feria del Libro tratamos de conformar a todos”, indicaron.

Los costos. La inscripción para asociarse cuesta 15 pesos y las cuotas tiene un valor de 30 pesos por mes (se pagan tres por adelantado). Cada socio se puede llevar 3 libros.

El contacto. En Facebook, como Biblioteca Popular Mariano Moreno. El primer lunes de febrero la entidad volverá a abrir sus puertas.