La Librería flotante más grande del mundo arribará a Bahía Blanca en marzo

"Logos Hope" con más de 5.000 títulos de libros en su interior, espectáculos interactivos, conciertos, café y demás eventos, arribará a la ciudad el 20 de marzo y permanecerá por espacio de 11 días. Lis (Brasil) y Sandra (Francia) le adelantaron a Telefe Bahía la misión del imponente barco y las atracciones de las cuales podrá disfrutar el bahiense durante su estadía en el Puerto de Ingeniero White.

Logos Hope, la librería flotante más grande del mundo, desembarcará por primera vez en Bahía Blanca, con más de 5.000 títulos en su menú de estanterías y diversos espectáculos a bordo. Estará amarrada en el puerto local desde el 20 al 31 de marzo (con excepción del lunes 25 de marzo) para todos aquellos que deseen disfrutar de sus instalaciones

La imponente embarcación que cuenta con 132 metros de eslora, es operada por Gb Ships una empresa de origen alemán y hace más de un año que recorre Sudamérica con 400 habitantes estables en su interior pero con la capacidad de albergar entre ocho y diez mil personas por día. De hecho ostenta un antecedente de 46 millones de visitantes en más de 160 países recorridos.

Telefe Bahía, a través de las palabras de Lis y Sandra, voluntarias de la nave que están en la ciudad desde hace unos días con la organización y logística de su desembarco, pudo trazar una radiografía previa de lo que existe detrás del universo «Logos Hope». Lis es de origen brasileño y nativa de Minas Gerais, en tanto que Sandra, llega procedente de Francia (Paris)

» Nuestro trabajo de llegar antes es para preparar la logística, trabajar en la publicidad para dar a conocer lo que es el barco y también es la oportunidad de tener contacto con las iglesias locales para trabajar juntos, junto con Ongs, hospitales, orfanatos. Acá también contactamos al Remar(Centro Cristiano de Contención Social)», expresó la ciudadana francesa.

En ejercicio de una sana costumbre, a cada territorio al que acuden, buscan averiguar las necesidades o carencias que existen para así poder desarrollar ayudas humanitarias. Tienen tres programas que constan de donación de lentes de lectura en zonas vulnerables, de filtros purificadores de agua, material literario en orfanatos y escuelas carenciadas. También se involucran en proyectos de construcción o renovación en centros comunitarios.

Esto último grafica la referencia de su nombre «Esperanza por la Razón». El dar conocimiento, esperanza y ayuda, es parte de la misión de sus tripulantes. El factor cognitivo desde sus obras, la fe desde las historias que se tejen con sus moradores y el aspecto humanitario, con las diferentes iniciativas que ejecutan en los lugares donde anclan para afincarse por un lapso determinado.

«Hicimos un contacto con un Hospital que tiene niños con cáncer y necesitan materiales y libros», acotó Sandra con un español neutro en su frase.

En este sentido, ambas coincidieron en que mantendrán una reunión con autoridades municipales de las carteras de Turismo y Cultura, y personalidades vinculadas a la Educación local para gestionar la posibilidad de que las escuelas también tengan acceso a la embarcación.

Según marcó Lis «la librería está abierta para todo el que quiera visitarla», con un valor accesible de 50 pesos (exceptuando a los niños menores de 12 años y ancianos mayores de 65 que no abonarán su pase) pero aclaró dentro del barco hay eventos privados en los que hay que comprar por anticipado los tickets».

La referencia es para espectáculos culturales, conferencias, conciertos, obras de teatro y talleres. No obstante volvió a insistir con el caso de las visitas escolares que no pagarán la entrada correspondiente.

Formar parte del voluntariado que trabaja y habita en el barco tiene sus requisitos. Algunos logran permanecer dos años como máximo de tiempo estipulado aunque también hay un programa de tres meses y otro que abarca un año.

Hay que inscribirse en la Ong Operación Movilización, que posee oficinas en más de cien países y en Argentina la sede principal está emplazada en Buenos Aires. Mas allá de la intención, los aspirantes deben someterse a un programa de entrenamiento.

«Cada país tiene un proceso, para los brasileros son seis meses de entrenamiento aunque para los franceses sólo hay un test de ingles que es el idioma del barco», resumió Sandra. El adiestramiento es cultural, práctico, de lenguaje, entre otros items.

Con relación a esto, Lis destacó que el ciudadano bahiense que desee anotarse, en la propia nave lo podrá efectivizar ya que habrá un sistema de inscripción disponible. En la actualidad ya hay seis representantes nacionales entre los habitantes estables de «Logos Hope»

Cada ocupante tiene un rol laboral para la comunidad de la embarcación ya que existen equipos de mantenimiento, de carpintería, empleados de la librería, operarios de la sala de máquinas. No se acude a ningún tipo de tercerización de actividades y lo destacable también es que hay casos de personas que desempeñan tareas en su vida particular y, dentro de la nave, u ocupan el mismo rol o aprenden nuevos para la convivencia en altamar.

En la misma línea, como en lo cotidiano de cada trabajo, también gozan de la posibilidad de tener una jornada de franco y poder efectuar visitas en la ciudad o puntos donde se establezcan.

Desde lo humano, a pesar de constituir un verdadero crisol de naciones, el total de los tripulantes se dividen en grupos de veinte personas, en los cuales interaccionan sus miembros, conviven y forman amistades entre ellos.

El espíritu que guia la misión del barco tiene un perfil arraigado al cristianismo y según lo expuesto por Sandra, deben procurar una reunión devocional todas las mañanas antes de acudir a trabajar. Los domingos, por su parte, disponen del servicio a bordo en el cual pueden invitar a personas locales a participar del mismo.

Ante la consulta de si los diferentes géneros de los libros, exhibidos en su interior, responden todos a un patrón común vinculado a la religión, Lis indicó que poseen una «gran diversidad de títulos»: Publicaciones educativas, de cocina, ciencias, deportes, pasatiempos, artes, salud, lenguajes, filosofía, novelas y demás en un gran menú a disposición del lector y a un costo económico que va desde los dos dólares en adelante para su adquisición.

Las proyecciones que trazan para el arribo en Bahía Blanca son acordes a los antecedentes que arrastran de su desembarco en distintas ciudades y continentes. Tal es el caso de la ciudad mejicana de Veracruz donde el número de visitantes ascendió a casi 200 mil turistas.

«La recepción del público con nosotros es muy buena y esperamos por aquí que nos visiten más de 100 mil personas por lo que vimos en nuestra página de Facebook (Logos Hope Visita Bahía Blanca)», se esperanzó Lis

«Deseamos que muchas personas nos visiten porque siempre nos emociona de hablar con cada uno, descubrir la cultura de cada lugar y también que podamos traer una bendición aquí con nuestros proyectos para ayudar», cerró Sandra.

Fuente: C9bahia.com.ar