«La gente quiere las soluciones hoy y eso es difícil en esta economía y en un año electoral como el que estamos viviendo»

Francisco Rinaldi dio su mirada sobre los temas económicos de actualidad, acentuando su análisis en los principales aspectos del ámbito local.

Con un amplio abanico de ítems de actualidad y relacionando los temas macros con la realidad del día a día, Francisco Rinaldi visitó los estudios de La Brújula 24 y formó parte de la 610º de IngenieroWhite.Com.

«A lo largo de la historia hay cosas que se repiten en nuestra economía, ciertas regularidades. Estamos en un año especial, como todos los años electorales, y la tendencia es pensar en lo peor, dentro de un escenario que se comporta bajo ese panorama», indicó.

«No digo nada nuevo si afirmo que la economía no está funcionando bien. El propio gobierno sabe que no va a ser recordado por su gestión económica. Me preocupa la inflación, un problema mucho más difícil de erradicar de lo que se pensaba», comentó Rinaldi.

–Justamente la inflación es donde el golpe de realidad hace efecto.
–Un 4% en febrero para Bahía Blanca es muy alto, después de cerrar 2018 con un 45%. Los salarios se ven afectados y el poder de compra está más reducido. La recuperación no está llegando con fuerza y el día a día es la realidad. A la gente le importa la góndola y se asusta. La carne subió mucho y los alimentos registran una suba del 52% en el último año.

«¿Qué pronostico a futuro? Si bien no somos los mejores a la hora de proyectar lo que va a pasar, tengo miedo que el gobierno peque de optimista de nuevo y no se produzca esa recuperación antes de octubre. Es más, pienso que este año no va a haber crecimiento económico», señaló.

–Las expectativas positivas, en cambio, están depositadas en lo macro.
–Vaca Muerta ya es una realidad y una oportunidad increíble. Incluso, viendo su historia es un ejemplo de política pública más allá de los gobiernos. Es auspicioso y puede representar el 30% del total de las exportaciones futuras. Es un tema nada despreciable.

«El tema es que la gente obviamente quiere las soluciones hoy y eso es difícil. Ahí es donde se chocan los intereses del almacenero de barrio con estas situaciones a futuro. Pese a todo, el escenario es diferente a lo que fue 2001 y están descartados eventuales episodios de aquellos tiempos», concluyó.