La devaluación china le mete presión al dólar y sube a días de las PASO

Es muy probable que en la Argentina arranque el dólar para arriba, porque ya teníamos la incertidumbre de las PASO y ahora se suma la aversión global al riesgo que hace que las monedas emergentes se están depreciando frente al dólar», adelantó a LA NACION Federico Furiase, economista director del estudio Eco Go, minutos antes de la apertura del mercado.

Sus pronósticos se cumplieron. Según el primer corte del promedio que elabora el Banco Central (BCRA), el dólar cotiza a $46,51, 62 centavos por arriba del precio del viernes pasado.

A las 11.46, cotización mayorista avanzaba 81 centavos, a $45,46, con una depreciación del tipo de cambio de 1,8 por ciento.

Para los compradores minoristas, en el Banco Galicia, a las 10 de la mañana estaba a $46. Media hora más tarde, había subido a $46,50.

Otras monedas de la región acompañan al peso. Al momento de la apertura de la rueda en la Argentina, el real se deprecia 1,25%; el peso mexicano, 1,46% y el peso chileno, 1,42%.

En tanto que el riesgo país alcanzó esta mañana los 881 puntos, lo que significa un aumento de 5,90% en relación a valor del viernes, producto de la caída en el precio de los bonos argentinos en el mercado.

El contexto global de depreciación del valor de la divisa china, que se hundió respecto al dólar, rebota directamente en la economía argentina. El valor del yuan en el mercado offshore (paralelo) era de 7,0282 por un dólar, tras haber disminuido un 1,26% respecto del viernes pasado. Esto representa su nivel más bajo desde 2010.

La tensión comercial de depreciación del yuan contra el dólar genera salida de capitales de los fondos de los activos en países emergentes. «Lo que estamos viendo en los países emergentes es caída en las acciones y depreciación de sus monedas contra el dólar», argumentó Furiase.

El economista explicó que si bien el manual del Banco Central (BCRA) dice que cuando la moneda se deprecia por factores externos, como en este caso, se debería dejar que fluctúe para no perder competitividad, el contexto político (estamos a una semana de las PASO) ejerce presión. «Un movimiento fuerte del dólar puede generar desestabilización financiera y problema de inflación en el corto plazo», indicó Furiase.

Sobre la evolución del mercado cambiario en el corto plazo, Amílcar Collante, economista miembro de Cesur, opinó: «Si el dólar sube más de un tres por ciento en el diario habrá alguna medida en venta a futuro o en el mercado spot para poner un torniquete por los cinco días antes de las PASO».

«El BCRA está dispuesto a vender dólares para mantener la devaluación dentro de un rango razonable, pero está en un dilema», coincidió por su parte Diego Falcone, Manager de Fondos de Cohen. «O acompaña la devaluación del resto de los mercados y pone en peligro las PASO o interviene y devalúa menos que los demás para preservar la calma electoral. Por ahora está moviéndose en sintonía con los países de la región».

Respecto de las tasas de Leliq, Falcone dijo que «indefectiblemente» van a subir, aunque no abruptamente sino al ritmo que lo que venían haciéndolo. «Lo importante no es la magnitud, sino la tendencia, que hace dos semanas ya se revirtió».

Pensando más a largo plazo la depreciación de China implica menor poder de compra de sus importaciones. «En algún punto se espera una menor demanda de China y en ese contexto Argentina está expuesta desde el lado del frente cambiario, de las acciones y los bonos y los precios de los commodities. En el país eso se suma al riesgo asociado a las elecciones», dijo.

Después de que a fines de abril el Banco Central anunciara el fin de la «zona de no intervención» y, por ende, una mayor libertad para intervenir, mayo y junio fueron meses de estabilidad para la moneda estadounidense.

El dólar mayorista comenzó a bajar a mediados de junio pasado: en ese momento, perforó los $44. Arrancó julio a $42,36 y en ese mes tocó mínimos de $41,59. Desde el 22 de julio comenzó un rally alcista que lo dejó el viernes pasado en $44,65. En una semana avanzó 83 centavos.

En su versión minorista, en tanto, el billete estadounidense cerró a $45,17 el 14 de junio pasado según el promedio que elabora el Banco Central. Un mes después llegó a ubicarse por debajo de los $43. El viernes pasado, cotizaba a $45,89.

Fuente: La Nación