La demanda laboral industrial, en baja

Presentamos los resultados del Indice de Demanda Laboral Industrial de Bahía Blanca para el período julio-agosto de 2015.

Dichos estudios arrojaron que:

Al final del período, ocurrió una nueva caída en la cantidad de pedidos de mano de obra. Si bien en julio se incrementó el número de puestos solicitados, en agosto se alcanzó la cifra más baja en lo que va del 2015, con sólo 41,9 puntos respecto al período base (abril 2014). En términos interanuales, los resultados también se encuentran por debajo de los registrados para igual período de 2014.

En julio la mayoría de los rubros tuvieron una evolución positiva, a excepción de Agroindustria, Servicios Industriales y Otros que vieron reducidos sus pedidos respecto a junio. En agosto las tendencias se revirtieron, contrayéndose la mayoría de los grupos evaluados. La excepción en este caso fueron Servicios Industriales y el rubro Otros, dado el bajo nivel alcanzado en el mes inmediatamente anterior.

Se observa nuevamente el predominio de la búsqueda de trabajadores eventuales por sobre los permanentes. La demanda de trabajo para ocupar cargos fijos ha permanecido relativamente más estable respecto a aquella temporaria, que ha caído en tan sólo un mes (julio a agosto), 18,1 puntos.

Ambas categorías coincidieron en los movimientos, creciendo en julio para luego caer en agosto.
Los pedidos para puestos técnicos son superiores a aquellos referidos a puestos gerenciales y de administración y ventas. La menos sensible ha sido la demanda de puestos jerárquicos, que en términos netos ha quedado sin movimiento (la caída en julio fue compensada en la misma cuantía por el incremento en agosto).

La demanda de trabajadores continúa siendo mayor para el caso de aquellos no calificados por sobre los calificados. Se observa una importante contracción de julio a agosto en el caso de los pedidos de personal no profesional de más de 19 puntos, alcanzando como consecuencia el nivel más bajo desde abril de 2014.

Agosto se caracterizó por ser un mes que estuvo marcado por la primera parte del proceso eleccionario (las PASO). Nuevamente resulta significativo resaltar que existe una elevada sensibilidad en los diversos sectores productivos frente a los acontecimientos políticos que marcan un año electoral, por lo que las predicciones sobre cómo pueden evolucionar los mismos pueden resultar un tanto ambiciosas cuanto más cerca estén en el calendario las elecciones presidenciales.

Fuente: UIBB.