Expusieron sobre la primera turbina eólica del país

Contó con la asistencia de personal de la Dirección General de Investigación y Desarrollo de la Armada Argentina, destino que participó en el desarrollo de este equipo de energía eólica.

Buenos Aires – En el predio dependiente de la Armada Argentina ubicado en la localidad de Vicente López se presentó el doctor en Ingeniería Aeronáutica y Astronáutica Ricardo Bastianon, para brindar al personal de la Dirección General de Investigación y Desarrollo (DGID) una exposición sobre la primera Turbina Eólica Argentina.

El objetivo fue realizar una jornada en la que pudieron profundizar el conocimiento y debatir sobre las energías renovables y su almacenamiento.

Estuvo presente la directora de la DGID, Contralmirante ingeniera María Inés Uriarte, junto a personal civil y militar que se desempeña en diferentes áreas.

El doctor Bastianon centró su exposición en uno de los trabajos que marcó la Historia argentina en materia de energías renovables, proyecto que fue desarrollado y dirigido mientras se desempeñaba como director científico del Servicio Naval de Investigación y Desarrollo (SENID) –actual DGID– dependiente de la Armada: la primera turbina eólica nacional.

La misma fue puesta en funcionamiento el 3 de octubre de 1983 a orillas del río Paraná y tenía una potencia de 10 KW. Para su época, fue la de mayor tamaño y potencia construida en América Latina.

El desarrollo tecnológico fue presentado oficialmente en 1985, en una jornada donde se puso en funcionamiento la turbina cuya hélice medía 11,5 m de diámetro y había sido fabricada en fibra de vidrio. La velocidad de giro de la turbina era regulada mediante un sistema de control electrónico, variando el paso de la hélice según la velocidad del viento.

La concreción del proyecto permitió desarrollar una notable experiencia en el campo de las nuevas fuentes de energías no contaminantes. Además, se concluyó que las turbinas eólicas representan una solución energética válida para la Argentina, en particular para la Patagonia y los refugios/bases antárticas, zonas que cuentan con uno de los recursos eólicos más grandes del planeta.

Al finalizar la exposición, la Contralmirante Uriarte le entregó una medalla al doctor Bastianon a fin de reconocer su trayectoria dentro de la Institución. En 2004, dejó de prestar servicios para la Armada Argentina, pero su recorrido dentro de la institución ha trascendido en el tiempo debido a los logros conseguidos.

Además, la directora de la DGID agradeció su exposición ya que la misma le permitió a su equipo de trabajo interiorizarse en los desarrollos científico-técnicos que ha llevado adelante la Armada; así como demostrar que existió y existe la capacidad nacional para la concreción de proyectos de alta competitividad internacional.

Fuente: Gaceta Marinera.