«Estamos cerrando un año intenso en el Museo del Puerto, tanto en la cocina como en los vínculos con la comunidad»

El próximo domingo se realizará el último domingo en la cocina, mientras que el jueves 14 se llevará el Bingo y Trago Largo organizado por las Amigas del Museo.

De cara al cierre de año y las últimas actividades programadas para este ciclo, Lucía Bianco, junto a Estela Genovali, una de las integrantes del grupo de Amigas, el capítulo 770 de IngenieroWhite.Com, emitido por La Brújula 24, hizo un resumen de lo que dejó el 2019 en el Museo del Puerto.

«Ha sido un año intenso, no solamente en la cocina, sino también en las actividades con las escuelas, grupos educativos y distintas personas que vienen a realizar donaciones y a investigar a nuestro archivo. Y también se han fortalecido otras actividades, como los encuentros de bordado en miniatura», resumió Lucía.

–¿Cómo están preparando el cierre de año desde el grupo de Amigas del Museo?
–El próximo jueves 14 vamos a despedir el año con una fiesta junto a las señoras. Vamos a hacer un bingo, a compartir un trago largo y a elegir nuestra reina. La idea es pasar un momento grato entre todas. Lo hacemos con mucho cariño. La gente cuando viene al museo se emociona y nosotras tenemos la obligación de cuidar todo eso.

«Además, este domingo, va a ser el último encuentro en la cocina. Queremos homenajear a las amigas y pasar otra linda tarde, junto al grupo Agua Destilada», agregó Bianco.

–Lucía, ¿ya están pensando en los próximos eventos y objetivos para el 2020?
–Algo central para el año que viene va a ser lo estructural. El museo necesita esas atenciones con urgencia. Si bien estamos contentos con los proyectos desarrollados, el edificio necesita arreglos en sus techos y galerías. Estamos hablando que su origen fue en 1907 y hace mucho tiempo que no recibe una inversión. Así que el desafío pasa por ahí.

«Y, por supuesto, vamos a seguir fortaleciendo vínculos. Queremos agregar alguna sala nueva, espacios renovados. El museo tiene que ser la casa de todos», destacó.

«Que las colectividades estén presentes, sus comidas, sus instrumentos…eso pasa en muy pocos lados. Por eso, siempre estamos cada domingo y cuando entramos pasa algo distinto», coincidieron.