El rompehielos “Almirante Irízar”regresó a Buenos Aires

Luego de tomar amarras en Dársena E del Puerto de Buenos Aires el buque de la Armada Argentina dio por finalizada su participación en la Campaña Antártica de Verano 2017/18.

El rompehielos ARA “Almirante Irízar” al mando del Capitán de Fragata Maximiliano Mangiaterra, protagonista de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2017/18, regresó esta tarde a Dársena E del puerto de Buenos Aires. De esta manera puso fin a su labor en las latitudes más australes del mundo.

Su participación en la operación antártica inició el 28 de diciembre del año pasado y finalizó hoy, tras haber navegado 17.000 millas náuticas –alrededor de unos 30.000 km–.

Durante los 107 días que duró la CAV el buque brindó apoyo logístico en las tareas coordinadas por el Comando Operacional de las Fuerzas Armadas, dependiente del Estado Mayor Conjunto.

Tras tomar amarras, se realizó la ceremonia correspondiente en la que estuvieron presentes el Jefe del Estado Mayor Conjunto, Teniente General VGM Bari del Valle Sosa, acompañado por el Jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, Brigadier General VGM Enrique Amrein, y el Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Vicealmirante José Luis Villán.

Además se contó con la presencia de autoridades del Ministerio de Defensa y del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. También se acercaron los familiares de los integrantes de la dotación, quienes ansiosos por el reencuentro, siguieron cada uno de los movimientos del coloso naranja.

Durante el 2017 el rompehielos finalizó su alistamiento realizando distintas navegaciones que pusieron a prueba sus capacidades técnicas, ya que durante su reparación en el Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR) incorporó tecnología de última generación; duplicó su capacidad de transporte de GOA (Gas Oil Antártico); e incrementó en un 600 por ciento la cantidad de espacio dedicado específicamente a la investigación científica.

Luego de 10 años de reparaciones fue protagonista en esta campaña de un hecho importante: la llegada a la base antártica Belgrano II. Por su ubicación, esta base requiere necesariamente de la participación de una unidad con sus características. Asimismo, las bases antárticas Petrel, Esperanza, Marambio, Orcadas y Cámara contaron con su presencia como puente logístico para su apertura y reabastecimiento.

De la Campaña Antártica de Verano 2017/2018, la 114º para la Armada, participó además personal de Ejército y Fuerza Aérea; de la Dirección Nacional del Antártico; del Servicio Meteorológico Nacional; científicos de universidades nacionales y del CONICET. Todos se embarcaron en la aventura de navegar las 738 millas náuticas –más de 1300 kilómetros- que separan América del Sur de la Antártida.

Con una dotación conformada por 286 personas, entre militares y personal civil científico, el “Irízar” tuvo como objetivo abrir camino entre los hielos y permitir el paso de las otras unidades participantes en la campaña: el transporte ARA “Canal Beagle” y el aviso ARA “Estrecho de San Carlos”. También funcionó como plataforma de despegue para los helicópteros Sea King de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros que se utilizaron para las tareas de abastecimiento y repliegue de material.

CAMPAÑA EXITOSA

El Comandante Conjunto Antártico, Comodoro de Marina Pablo Fal, remarcó que para esta campaña se movilizaron alrededor de 1.200 personas, helicópteros, un avión C-130 Hércules de Fuerza Aérea, tres buques y vehículos anfibios a rueda de la Armada, en forma simultánea.

“Eso demuestra el profesionalismo de todos los que intervinieron, es un sacrificio y un esfuerzo muy grande. Demuestra el trabajo en equipo”, remarcó el Comandante Conjunto Antártico.

“Fue una campaña muy exitosa, de apoyo a la ciencia argentina”, agregó el Comodoro de Marina Fal quien destacó el reabastecimiento de la totalidad de las bases permanentes y transitorias, el trabajo realizado con la Dirección Nacional del Antártico (DNA) y el rescate a fines del mes de marzo de cinco científicos norteamericanos de la National Science Foundation, con su respectivo campamento y el trabajo científico que habían realizado.

“La Antártida es la ciencia –añadió–. Es un continente que tiene mucho futuro. Nosotros tenemos nuestras 6 bases permanentes, cerca de 214 personas haciendo soberanía todo el año; y esto es importante para que todos los argentinos sepan que hay gente que pone mucha garra”.

“Hemos cumplido con todas las metas impuestas evidenciando un excelente trabajo en equipo de todos los hombres y mujeres de la Armada que participaron. Todos los medios de la Armada trabajaron de una manera excepcional, destacable; siempre con seguridad”, subrayó el Comodoro de Marina Fal.

COLABORACIÓN

El Comandante Operacional de las Fuerzas Armadas, General de División Carlos Alfredo Pérez Aquino, quien llegó a bordo del “Irízar”, relató que hace más de un mes que se encuentran trabajando en el planeamiento de la próxima Campaña Antártica. “La función principal de la Campaña Antártica de Verano es logística. La actividad principal que se puede hacer en la Antártida es científica y las Fuerzas Armadas brindan el apoyo logístico. Se establece cuál es el programa científico, qué es lo que se va a hacer. En función de ello se organiza el apoyo, llevando a la gente, moviéndolos de un lado a otro, abasteciéndolos y brindando todos los servicios necesarios para que puedan trabajar”, señaló el Comandante Operacional de las Fuerzas Armadas.

Asimismo el General de División Pérez Aquino destacó el “espíritu antártico”: “Hay un espíritu de colaboración; se colabora con otros programas antárticos. Eventualmente se ha trabajado con Colombia y con España”.

Fuente: Gaceta Marinera