El Gobierno busca ampliar a alimentos básicos la nueva lista

En la actual canasta de Precios Cuidados se ofrecen solo cuatro productos. Se sigue negociando empresa por empresa. Mañana anuncio oficial.

El Gobierno procura ampliar la escasa oferta de carne y productos de verdulería que integra la actual canasta de Precios Cuidados. Algunos cortes, frutas y verduras formarán parte de un grupo de entre 40 y 50 bienes de primera necesidad que deberán tener asegurada la provisión en las góndolas de los supermercados. Allí se incluirán algunos alimentos frescos como lácteos, fideos y conservas.

Según figura en la lista vigente, apenas se puede comprar en las grandes cadenas de retail a valores más baratos 1 kilo de carne picada e igual cantidad de espinazo. En vegetales solo 1 kilo de papas e igual cantidad en manzanas. Los supermercados han sido siempre reticentes a incluir este tipo de productos en la oferta de bienes cuidados, debido a que plantean problemas de logística y variación de precios más alta que en otros productos. Esa fue una de las grandes carencias del programa. En las primeras versiones del mismo, durante el anterior gobierno, la oferta supo ser más variada en productos de carnicería.

Según se especula, la mejor manera en que el programa tenga cierto efecto de enfriamiento de la inflación, y una mejora en los ingresos es que sus productos coincidan con los de Canasta Básica Alimentaria del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), que mide la línea de pobreza, que en el último año viene crecimiento más que la inflación general. La CBA está integrada por pan, galletitas, arroz, harina de trigo, fideos, papas, batatas, dulces, legumbres, frutas, hortalizas, fiambres, leche, vino, cerveza, manteca, aceite, sal, vinagre, café y yerba.

El otro problema es que los supermercados tienen un grado de cobertura limitado en la oferta. Han ido perdiendo posición en el mercado hasta ubicarse en el orden del 30% de la oferta total. Los supermercados chinos, los almacenes y autoservicios de barrio le han ido ganando clientes. Por otro lado, los mayoristas vienen ganando terreno, aunque estos también van a tener oferta de Precios Cuidados.

Los directivos de las grandes cadenas de la zona Metropolitana especulan que debido a la fuerte expectativa que se ha generado en torno el mismo, el Gobierno tendría que hacer un anuncio importante para que genere el efecto deseado. Del mismo modo, cadenas del interior advierten que para poder sostener el programa sus costos deben mantenerse estables.

Desde el gobierno prometen tratar de mantener las condiciones macroeconómicas de modo tal que no haya una escapada de la inflación. Pero el programa de Precios Cuidados prevé revisiones periódicas de los precios del programa a convenir entre las partes. El temor es que si las empresas no pueden subir los precios provoquen desabastecimiento. El programa prevé que en el núcleo de productos de primera necesidad no pueda haber faltantes, mientras que en el resto de la oferta deberá estar en las góndolas el 80% de los bienes convenidos. Los supermercados objetaron la idea del reemplazo de un bien de la canasta por otro similar, en caso de escasez, porque esa operación sería a costo de la boca de expendio.

El programa va a ser acompañado por un revival del plan Ahora 12, para que la gente pueda comprar bienes durables con tarjeta de crédito en cuotas fijas. La Cámara de Comercio le envió recientemente al ministro de la Producción, Dante Sica, una nota en la que le pide la renovación del plan que vence el 30 de este mes. La entidad considera “exitosa” su aplicación.

Por otro lado, en materia fiscal, la AFIP tiene en carpeta para aplicar este año un programa de incentivos para el uso de tarjetas de pago en sectores de bajo nivel de formalización. La idea es que al momento en que una persona adquiera un producto inmediatamente reciba una acreditación del IVA en su cuenta bancaria o como crédito en la tarjeta SUBE. En sectores empresarios no descartan que se aceleren los anuncios en ese sentido.