El FMI define el viernes a primera hora la ampliación del crédito a la Argentina

La reunión del Directorio Ejecutivo comenzará a las 10:30. El caso argentino es el primer tema que tratará el Board.

Ya con el Presupuesto aprobado en Diputados, el Board del Fondo Monetario Internacional tratará el viernes en su primer ítem del día la ampliación del préstamo a la Argentina desde los u$s 50.000 millones aprobados en junio a los u$s 57.100 millones que fueron anunciados un mes atrás. Se espera que le reunión comience a las 10.30, hora de Argentina.

“El Directorio Ejecutivo del FMI tratará en su primer ítem del día el stand-by arrangement para Argentina, en general las reuniones comienzan a las 9.30 (hora de Washington). La reunión será presidida por la directora gerente, Christine Lagarde. Una vez que se termine la reunión estaríamos enviando un comunicado con la decisión del Directorio”, sostuvieron hoy por la tarde fuentes del FMI.

De esta manera, un mes después del anuncio del nuevo acuerdo con organismo por parte de Lagarde y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , el Board se va a expedir sobre el “caso argentino”.
En rigor, el Board va a considerar el informe técnico dentro del marco de la primera revisión del préstamos pactado en junio. Lo que ocurre es que, dentro de este análisis, el Gobierno argentino solicitó adelantar los desembolsos, pedido que se sumó al cambio en varias de las condiciones firmadas, lo que derivó en un nuevo acuerdo.

En el Gobierno confían

Desde el Gobierno esperan confiados esta aprobación ya que sostienen que se trata de una formalidad luego de que se acordara la letra chica entre las partes técnicas.
Además, otro factor fue el fuerte respaldo explicitado por el gobierno de Donald Trump (Estados Unidos es el principal accionista del FMI) y del G7.

De todos modos, se trata del paso obligado para que se empiecen a gatillar los restantes desembolsos tras los u$s 15.000 millones iniciales que ingresaron a la Argentina a fines de junio (que fueron la mitad al Tesoro y, los otros u$s 7500 millones a abultar las reservas del Banco Central).

Una vez que el Board se expida se dará el próximo desembolso por unos u$s 6700 millones, antes de que termine octubre, fondos que irán todos a “apoyo presupuestario”, de acuerdo con lo anunciado por el propio ministro de Hacienda.

Los detalles del acuerdo con el Fondo

Otro aspecto importante es que, luego de que el Directorio Ejecutivo del FMI se pronuncie, se conocerá la nueva carta de intención y memorándum de entendimiento, documento que contendrá las estimaciones del Gobierno argentino y del Fondo Monetario de evolución de la economía argentina, además de las variables que el organismo irá monitoreando de manera trimestral, mensual y diaria

De hecho, el FMI ya tiene designado a un “representante residente” para Argentina: Trevor Alleyne, un economista jamaiquino que hasta que encuentre el FMI una oficina permanente, ocupará una en el Banco Central. Alleyne ya fue parte de la comitiva liderada por Roberto Cardarelli, por lo que está empapado del tema argentino.

Los desembolsos que restan del FMI se utilizarán todos como apoyo presupuestario, de acuerdo a lo dicho desde el Gobierno. Además, dejan detener la modalidad de precautorios: ahora todos los montos previstos ingresarán al país, siempre y cuando se cumpla con las metas que se vuelquen en el memorándum, entre las que la más relevante es el ajuste fiscal, tema en el que la aprobación del Presupuesto esta madrugada en Diputados es clave.

Reapertura de oficina, tras 6 años

La decisión de nombrar a Alleyne como representante es el primer paso de la reapertura de la oficina en Argentina. El FMI tiene más de 70 en distintos países del mundo, algunos con apoyo financiero, otros sin, como en Brasil y en China, por ejemplo. No obstante, para la Argentina es todo un símbolo que el FMI vuelva a tener una oficina en el país.

El FMI había decidido en marzo de 2012 cerrar su oficina en el microcentro porteño en el medio de un contexto en el que la crisis internacional implicó reorientar recursos a países con los que el Fondo tenía programas, como con Europa, pero claramente ya no era el caso argentino. Incluso, años antes, en los 90, habían mantenido una dependencia dentro del edificio del Banco Central.

Fuente: El Cronista