«Desde chico soñaba con vestir los colores del club de mis amores»

Luego de un 2016 lleno de experiencias y con muchos desafíos por delante, el atleta Juan Carlos Albrizio competirá a partir de este año en representación del Club Puerto Comercial. La primera gran prueba será el mes que viene, en Chile.

El inicio de la semana, con la 111ª entrega de IngenieroWhite.Com en el aire de La Brújula 24, contó con la visita del atleta Juan Carlos Albrizio, quien hizo un repaso de su experiencia vivida en Australia durante el último campeonato mundial y confirmó su pase a Puerto Comercial, como atleta representante de la entidad verdiamarilla.

«Hace unos días cerramos el pase desde Tiro Federal para representar a partir de este año a Comercial. Si bien yo ya estaba abocado a la representación de Ingeniero White en general, sin apostar a una institución, desde chico soñaba con vestir los colores del club de mis amores. El año pasado, los directivos de Comercial me dieron una mano y fueron muy generosos conmigo, así que no tuve que pensarlo dos veces», aseguró.

–En la previa de otro año de competencia, ¿qué balance hacés del camino que has recorrido?
–Me sigo sorprendiendo torneo a torneo porque estoy a la altura de atletas que vienen compitiendo desde hace más de 10 años. Como dice mi entrenadora Patricia Nadal, quien me banca y me permite estar hoy acá, lo mío es aptitud física.

«Yo empecé a competir en 2013, con 35 años, y este apenas es mi quinto año. Mi entrenadora siempre me remarca qué hubiera pasado si empezaba antes, aunque yo pienso que pasa por una decisión mental, de abrir la cabeza y tomarlo con la mayor responsabilidad y sacrificio. Si empezaba más de chico, quizás no hubiera tenido esta fortaleza mental», indicó Albrizio.

–¿Qué experiencias deportivas y de vida te dejó el paso por Australia?
–Fue mi primer Mundial y, deportivamente, me dejó sabores de todo tipo. La organización no tiene nada que ver con lo que uno está acostumbrado en Sudamérica; allá el nivel es profesional y se vive así. Estar a la par de ellos fue algo espectacular y me demostró que todavía no había tocado mi techo.

«Y culturalmente también. Australia es una isla y funciona de forma independiente, con otra organización. El clima y la vegetación es parecido al nuestro, así que por momentos me sentía como en casa, pese a que me manejé solo durante los 15 días de competencia», agregó el atleta whitense.

–¿Qué objetivos tenés por delante, de cara a este primer tramo del año?
–Recién terminé la pretemporada y este sábado voy a empezar a agarrar rodaje en Mar del Plata, aprovechando la pista de sintético, de cara al viaje a Chile, previsto para el 22 y 23 de abril, donde se va a llevar a cabo la primera liga de campeones de Sudamérica, a la cual ya estoy clasificado por mis marcas previas.

–Volviendo a Comercial, ¿sentís que este paso puede abrir las puertas para que el atletismo cobre más importancia en la localidad?
–Estuve hablando con los dirigentes y con Jorge Pereyra para empezar en mayo con un proyecto para los chicos de atletismo gratuito en el club. La idea sería adecuar las instalaciones para la ocasión y hacer trabajos de iniciación, con profesores de educación física, nutricionistas. De mi parte, quiero poner mi granito de arena para que haya un deporte más en White, que ayude a que los chicos no estén en la calle y hagan deporte.