«Cuando la cerealera está trabajando es imposible respirar, ya que la granza es muy perjudicial para los chicos que vienen al complejo»

Mariela, madre de un chico que juega en el Globo y vecina del Boulevard, graficó el problema que genera convivir con la cerealera ubicada frente al complejo Salvador Cantaro, en la Avenida Juan B. Justo.

En la voz del grupo de madres de las menores del Club Huracán y de los vecinos del barrio Boulevard, la edición 765 de IngenieroWhite.Com, emitida por La Brújula 24, puso la mira en la problemática que genera la cerealera ubicada en Juan B. Justo.

«Este tema viene de hace años. La cerealera está al frente al predio y cuando están trabajando es imposible estar acá y respirar. La granza es muy perjudicial. En el complejo hay más de 120 chicos y muchos empiezan con tos o alergias», comentó Mariela, una de las vecinas y madre de uno de los chicos de Huracán.

«Tengo un nene de 5 años con problemas en los bronquios. Incluso, como vivo a media cuadra sobre Corbeta Uruguay, no puedo colgar la ropa afuera. Si hay viento se nota más…», agregó la vecina, quien lleva 32 años en el barrio.

«A la empresa la multan y ellos en un día de producción la pagan y sigue todo igual. No se puede ni abrir la ventana. Tampoco hemos podido entablar una conversación con el dueño. Se te ríe, se maneja con soberbia. Hemos hecho cartas y nunca tuvimos respuesta. Y no es algo político, esto viene de años», profundizó.