Créditos UVA, el Gobierno se hará cargo de un seguro antiinflación

Ante los reclamos de los deudores el Estado cubrirá la diferencia entre el aumento de la cuota y la suba de los salarios.

A cuatro semanas de las PASO el Gobierno volverá a abrir la billetera, esta vez para beneficiar a los deudores de créditos hipotecarios UVA. Así como había salido a intentar reactivar al consumo a través del relanzamiento de Ahora 12, los créditos de Anses y la rebaja de los impuestos a los 0KM, esta vez fue en rescate de los que compraron propiedades con créditos que se ajustan por inflación. En los casos en los que la cuota haya subido 10 puntos más que los salarios, el Gobierno cubrirá esa diferencia.

Desde el ministerio del Interior están dando los últimos retoques al plan, que se terminó de negociar el viernes pasado en el Banco Central con los bancos que otorgaron estos créditos. El lanzamiento llega casi en simultáneo con la promesa que lanzó ayer el presidente Mauricio Macri cuando dijo que con la baja de la inflación iban a repuntar los créditos UVA.

Los préstamos UVA se lanzaron en 2016 y tuvieron su apogeo en 2017. La novedad fue que la cuota se actualizaba por un coeficiente -Unidad en Valor Adquisitivo- que tiene a la inflación como componente esencial. Esto hacía que la cuota inicial fuera más baja que la de una línea tradicional y permitía que gente de ingresos medios y medios bajos pudiera acceder al crédito.

Entre 2016 y 2018 se tomaron 114.000 préstamos UVA. La devaluación trastocó el sistema: las propiedades se dispararon en dólares y ya casi nadie calificaba para comprar. A esto se sumó que la inflación se aceleró y los sueldos perdieron la carrera. Ante esta situación los deudores empezaron a reclamar ayuda al Estado. Hasta ese momento la única salida que tenían quienes no podían pagar la cuota era renegociar con el banco una extensión del plazo. Pero eso implicaba que el préstamo se encareciera más para los deudores.

Según los últimos datos del Banco Central, solo el 0,2% de los tomadores de UVA está en mora. Son 296 familias.

Ahora la brecha entre la suba de la inflación y la de los salarios la pondrá el Estado en caso de que esa distancia sea superior a 10 puntos. El beneficio solo estará disponible para quienes no tengan otras propiedades más que la unidad hipotecada.

El dinero para cubir esa brecha saldrá de un fondo fiduciario en el que participa PROCREAR, el BICE y Anses. Se estima que serán unos $ 80 millones. Según datos extraoficiales unos 45.000 beneficiarios podrían acceder a este subsidio.

Hay dos tipos de beneficiarios de préstamos UVA. Por un lado están quienes tomaron un crédito a través del plan PROCREAR y por el otro quienes se endeudaron con un crédito bancario por fuera de este sistema.

Entre los UVA /PROCREAR hay 35.000 beneficiarios. Para ellos PROCREAR armará un fondo de cobertura equivalente a 1,5% por cada una de las cuotas ya pagadas y otro equivalente al valor presente del 1,5% de todas las cuotas restantes.

Además ya se puso en marcha una nueva convocatoria de PROCREAR. Se anotaron 70.000 personas para un programa que tendrá 10.000 beneficiarios. En este caso quienes tomen el crédito recibirán un subsidio equivalente a 18.000 UVAS ($694.000).

Para los nuevos créditos, que se espera que se otorguen en agosto, se incluirá un aporte mensual obligatorio del 1,5% del monto de la cuota correspondiente. Los bancos están habilitados a cobrar este cargo por separado a los clientes e incluirlo en la cuota mensual.

Para quienes se endeudaron directamente con los bancos, por fuera del PROCREAR, el programa cubrirá la brecha entre la cuota del crédito ajustado por UVA y la que se hubiera pagado si el crédito se ajustaba por el índice de Coeficiente de Variación Salarial (CVS). Si esa brecha es superior a 10 puntos se activa este seguro que regirá entre octubre de 2018 y diciembre de 2019.

Para acceder a este beneficio es requisito que el crédito, al momento del desembolso, no haya superado el equivalente en pesos de 120.000 UVA. En marzo de 2016 ese monto suponía a $ 1,6 millones y en octubre de 2018 -inflación mediante- llegaba a $ 3,4 millones. Además es indispensable que el préstamo se haya destinado a la adquisición de una vivienda familiar, única, permanente con un valor de compra inferior a las 140.000 UVA y que el beneficiario no sea propietario o copropietario de otro inmueble.

Ahora el Gobierno está acordando con los bancos la forma en que se instrumentará este subsidio. El primer paso será que cada entidad presentará la lista de los deudores que califican para este beneficio. Para esto cuentan con 15 días. Y luego los deudores que cumplan con los requisitos y quieran obtener este beneficio tendrán que presentar una declaración jurada para demostrar que califican.

Fuente: Clarín