«El bowling se vive como algo puramente recreativo, familiar y muy sano»

Luciano Zotta y Mariela Villar, vinculados de cerca con Tegral SA y la Cantina Royal, hablaron del desarrollo de la disciplina en nuestra ciudad.

Con la visita de Luciano Zotta y Mariela Villar, representantes del bowling local y relacionados directamente con el sector industrial de nuestra localidad, se llevó a cabo el 242º capítulo de IngenieroWhite.Com, en los estudios de La Brújula 24.

«Hace 19 años que juego al bowling y empecé mientras terminaba la secundaria en el Don Bosco, casi como una travesura. Así descubrí este deporte que amo y por el que doy todo. De todos modos no fue fácil el camino y recién en los últimos 3/4 años pudimos llegar a un crecimiento en el plano local», comentó Luciano.

«Hoy en día contamos contamos con un grupo de entre 20 y 30 jugadores para competir afuera, siendo Bahía una de las ciudades que más creció detrás de Mar del Plata y Buenos Aires», destacó Zotta.

–¿Qué experiencias han tenido a nivel provincial y nacional?
–Mariela: El mes pasado en Mar del Plata tuvimos una experiencia increíble. Fuimos a pasear y terminamos ganando el título a partir de una serie de resultados favorables. No lo esperaba nadie. Y ahora se vienen viajes a Miramar, La Pampa y Coronel Suárez.

«Una de las cosas que tiene este deporte es el grupo de amigos que se arma, a partir de estar juntos practicando y compartiendo buenos momentos. Y, además, la presencia de la mujer está cada vez más marcada, más allá que puntualmente en Bahía no somos muchas las que competimos», explicó Mariela.

–¿Qué tips no pueden faltar a la hora de analizar un partido de bowling?
–Que hay pedanas, donde uno camina y se traslada, y la pista propiamente dicha. Todas tienen sus trampas y sus caídas, según la cancha. Además, cada jugador tiene sus propias bochas y calzado para jugar.

«Lo económico suele ser un inconveniente, más que nada pensando en los viajes y los gastos que genera cada torneo», exclamaron ambos.

–Para cerrar, ¿cómo ven a White, a partir del vínculo laboral que tienen con la localidad?
–Nos sentimos muy cómodos y acostumbrados al día a día. Ya lo tomamos a White como algo cotidiano y la gente nos trata muy bien. Aparte de ser marido y mujer, trabajamos juntos en Tegral y cuando es necesario le damos una mano a mi hermana Natalia en la Cantina Royal.

«Y para cerrar, queremos dejar en claro que el bowling se vive como algo puramente recreativo, familiar y muy sano. Si bien antes se lo asociaba con otro ámbito, uno puede ir con sus hijos a comer pizza y a pasar un buen rato», concluyeron.