Barbarie gremial: paro de aeronáuticos paralizó 258 vuelos y dejó 30.000 pasajeros varados

Tras 10 horas de protesta, los gremios aeronáuticos levantaron la retención de tareas por reclamos salariales en Aerolíneas Argentinas.

De esta manera, se puso fin a una brutal medida de fuerza que hizo paralizar nadamos que 258 vuelos que afectaron a más de 30.000 pasajeros, quienes quedaron varados en distintos aeropuertos del país durante este jueves

Desde temprano, la compañía aérea de bandera consideró que el accionar de los gremios era “ilegal e ilógico” porque “no fue declarado como medida de fuerza”. En tanto, los sindicatos habían argumentado que la “retención de tareas es legal” y habían asegurado que los trabajadores estaban “cumpliendo sus horarios habituales”.

El vocero de la compañía, Marcelo Cantón, acusó a los sindicatos de estar buscando “generar este caos” al tiempo que consideró que se trata de un hecho “político más que de un reclamo gremial”. En diálogo con el canal TN, sostuvo que el accionar de los gremios es “ilegal” e “ilógico” porque “no fue declarado como medida de fuerza”.

En ese sentido, Cantón comentó que “continúa el cese de tareas” y se ocupó de aclarar que “la empresa no es responsable de las pérdidas que provoque una medida de fuerza como esta”. Por lo pronto, desde la compañía aérea anticiparon que ya pidieron la intervención de la Secretaría de Trabajo en el conflicto y ratificó que “no hay un reclamo salarial serio y concreto”.

Según explicó la línea aérea de bandera en un comunicado, la medida de fuerza consiste en la realización de asambleas en los principales aeropuertos, impidiendo el normal desempeño de tareas.

La medida de fuerza es llevada adelante por los gremios de pilotos (APLA y UALA), así como el personal de tierra agrupado en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA). El viernes último, hubo una medida similar del sexto gremio que agrupa a trabajadores de la empresa, la Asociación de Aeronavegantes (AAA).

Fuente: Ambito