Arribó el aviso ARA “Estrecho de San Carlos” a Puerto Belgrano

Finalizó su participación en la Campaña Antártica de Verano 2017/18

Ayer por la mañana arribó a la dársena de Puerto Belgrano el aviso ARA “Estrecho de San Carlos”. Recibió la unidad el Comandante Naval Anfibio y Logístico, Capitán de Navío José Alberto Marti Garro, en compañía de comandantes de otras unidades y personal de la Flota de Mar. Además de la Banda de Música de la Base Naval Puerto Belgrano (BNPB) estuvieron presentes familiares y amigos de la dotación del buque.

El aviso ARA “Estrecho de San Carlos”, al mando del Capitán de Corbeta Carlos Alberto Bosque, partió de la BNPB el 20 de diciembre de 2017 para cumplir con la Campaña Antártica de Verano 2017/18. Realizó su primera escala en Ushuaia, donde concretó el traspaso de materiales destinados a reabastecer bases argentinas permanentes y transitorias en la Antártida.

Acto seguido, el aviso partió rumbo a la Antártida junto al rompehielos ARA “Almirante Irizar” y el transporte ARA “Canal Beagle”; siendo su primer destino antártico la base Orcadas, adonde arribó el 18 de enero de 2018 junto al rompehielos.

Una vez en la base situada en la isla Laurie de las islas Orcadas del Sur, el aviso inició el reabastecimiento de la misma. Por medio de las EDPV (Embarcación de Desembarco de Personal y Vehículos), que se encontraban a bordo del “Estrecho de San Carlos”, se descargaron 140 mᵌ de gasoil antártico (GOA), 7 contenedores de carga general, 4 tambores de aceite, 77 tubos de gas, 100 tambores de nafta, 15 tambores de JP1; además de 4 tambores de nafta y 1 tambor de JP1 para la Dirección Nacional del Antártico.

Esto permitió que la base operara durante el verano con el Grupo Reparaciones y la dotación entrante; y que a su vez cuente con lo necesario para hacerlo durante todo el invierno. Esto garantiza el apoyo logístico a los científicos que desarrollan trabajos de investigación en Isla Laurie.

El aviso realizó luego tareas logísticas de abastecimiento y apertura de las bases Carlini, Decepción, Petrel y Esperanza, antes de regresar a Ushuaia para un nuevo reabastecimiento.

“Lo que prima en la Antártida es el respeto máximo, porque todo buque es vulnerable en ese territorio —contó el Capitán Bosque—. Porque al tener gente trabajando a 10 grados bajo cero y personal en embarcaciones pequeñas con aguas a -2ºC, con el buque sometido a vientos muy fuertes, con poca visibilidad y hielos a la deriva, el riesgo que existe es altísimo; por supuesto es el riesgo que tenemos que tomar y para el cual estamos adiestrados.”

Durante esta Campaña de Verano, el “Estrecho de San Carlos” se convirtió en el primer aviso de la clase Neftegaz en operar en las costas de Marambio, realizando maniobras de carga con el helicóptero MI17I de la Fuerza Aérea Argentina y trasladando tambores hasta la playa con dos vehículos anfibios a rueda (VAR) del Batallón de Vehículos Anfibios.

“Es la primera vez que un buque de esta clase se mete tan al sur. Fuimos con el apoyo del rompehielos que iba abriendo el campo de hielo. Fue un desafío porque fue un verano muy cargado de hielo, más de lo normal; pero llegamos y pudimos reaprovisionar la base. Y el buque pasó la prueba”, explicó el Capitán Bosque.

“La gente de la Armada tiene un gran espíritu. No le falta profesionalismo, valor y ganas. Y el aprendizaje que logramos también es destacable”, concluyó.

Fuente: Gaceta Marinera