«A mí me tocó debutar en la Primera de Comercial con 16 años y, en ese momento, viví lo que ahora le está tocando a Emiliano»

Rubén y Emiliano Brizzi unieron el vínculo de padre a hijo con el fútbol de por medio y el Club Comercial como bandera. Emi forma parte del seleccionado Sub-15 de la Liga del Sur.

A los 16 años, el Comercial de Bartolomé Lliteras le dio la oportunidad de debutar en la Primera de Comercial. Corría el año ’86 y faltaba mucho tiempo para que llegue el turno de Emiliano.

Los años pasaron, Rubén colgó los botines y su hijo tomó la posta. Luego de la convocatoria de Emi para jugar en el Seleccionado Sub-15 de la Liga del Sur, el capítulo 682 de IngenieroWhite.Com unió a padre e hijo en los estudios de La Brújula 24.

«Es muy lindo que siga el camino del fútbol y que lo haga en el club donde me crié y formé. Es una edad donde tiene que aprender y escuchar mucho. Emi juega de 2 y se está adaptando muy bien al puesto», graficó Rubén.

«Ser convocado fue algo muy lindo. Me estoy conociendo con el grupo y tenemos las expectativas muy altas. Hay buenos jugadores y vamos a dar lo mejor de cada uno», aseguró Emi.

«A mí me tocó debutar en la Primera de Comercial con 16 años y en ese momento viví lo que ahora le está tocando a Emiliano», destacó el Brizzi padre.

«Veo que Comercial está en crecimiento y me parece bárbaro que le den lugar a los chicos. Los jugadores del club merecen ser respetados y hay que tenerles paciencia», agregó.

Admirador del español Puyol y buen alumno en el 3º año del Colegio Sarmiento, Emi complementa el fútbol con el taekwondo, donde ya es cinturón negro.

Y tiene sus metas claras: «Tengo todo en White y sueño con debutar en Primera con Comercial», deseó.