“Uno extraña el White de las amistades y los vecinos, donde conocíamos la calle de punta a punta”

Con casi 70 años de vida en la localidad, Cacho Mazzone recordó el esplendor del pasado, incluyendo a sus amistades y su vínculo con las instituciones de la localidad.

Un pequeño viaje en el tiempo recordando viejas épocas de nuestra localidad fue la propuesta del 224º capítulo de IngenieroWhite.Com, con la visita a los estudios de La Brújula 24 de Cacho Mazzone, un reconocido vecino de la comunidad whitense.

“Hablar de White es hablar de mi vida. Los 69 años que estoy por cumplir los viví íntegramente en Ingeniero White. Nací en Mascarello 3885, próximo a los bomberos, y luego nos fuimos a Avenente al 4000, entre Brown y Cárrega. Era hijo único y mi padre, Florentino Mazzone, que era conocido como Fole, tenía una orquesta que alegraba los bailes en la Sociedad Italiana, en la primera mitad del siglo pasado”, recordó Cacho.

–¿Cómo fue tu infancia y adolescencia en ese mundo de White?
–Estaba la barra de los amigos de siempre, la cual estaba compuesta por: Omar Luciani, hijo del dueño de la carnicería de Mascarello y Belgrano; Jorge García, quien era el hijo del jefe de la estación ferroviaria; frente a la Iglesia vivía Chiche Somoza y sus hermanos mellizos, Carlos y Raúl; sobre el sector de los bomberos estaba Orlando Bartolomé, ya que su padre era el sereno; y ya sobre Muñoz, vivía Chiquitín Troisi.

“Hice toda la primaria en la Escuela 15, que en aquel tiempo era otra cosa. Recuerdo el patio del colegio y la casera que vivía allí dentro, la cual nos preparaba la cascarilla para todos los chicos”, agregó.

–¿Está mucho más cambiado de lo esperado el presente de la localidad?
–Uno extraña el White de las amistades, de los vecinos, donde conocíamos la calle de punta a punta y sabíamos quien era Doña María, el panadero y el lechero. En cambio, hoy no se puede negar que el presente y el futuro es otro.

“Yo conocí las calles de tierra, donde lo único que estaba asfaltado era un pequeño tramo de 4 cuadras, entre Belgrano, Siches y Brown. Los días de calor, me parece ver a los bomberos sacando las mangueras y tirando agua en las casas de chapa. Y ni hablar de ir al almacén y comprar lo que uno necesitaba a granel, todo suelto”, detalló Cacho.

–Su vínculo laboral

“En el año ’73, ingresé a trabajar en la planta de almacenaje de YPF, donde actualmente se encuentra Cargill. Ya alejado de la actividad, encontré otro lugar placentero en FerroWhite, donde empecé a ir en los primeros meses de 2009. Allí había gente muy reconocida como Pedro Caballero, Cacho Romero, Pedro Martos y el Chapa Orzalli”.

–Comercial siempre presente

“La pelota era casi el único juego tradicional que teníamos y a los 12 años ya empecé a ir a Comercial donde, incluso, llegué a integrar una comisión de festejos. El campeonato del ’74 lo vi bien de cerca y me acuerdo de casi todo el equipo: Chiche Romagnoli, Héctor Giménez, Pocho Núñez, Miguelito Aveldaño, Dekker, Francisquito Nanni y su hermano Juan Carlos, y Hugo Greco, con quien hice la primaria juntos en la 15”.

–Historias del pasado

“Estuve la tarde del ’60 cuando Comercial enfrentó a Olimpo, el día de los gases, en la vieja tribuna de chapa. Y también recuerdo lo tremendo que fue el día de la explosión en el elevador 5”.