“Todas las personas que vivieron en las islas han sido actores anónimos que tienen un sentimiento muy fuerte con su historia”

La escritora Silvana Cinti, autora del libro "Las islas de la bahía Blanca", nos contó una historia que tuvo un trabajo previo de 20 años.

La 306ª edición de IngenieroWhite.Com, emitida por La Brújula 24, contó con la visita de la escritora Silvana Cinti, quien nos contó detalles relacionados de la presentación de su flamante libro llamado “Las islas de la bahía Blanca”.

“El proceso de elaboración se fue dando, desde mi vínculo con el ámbito marítimo hace 20 años, a partir de la presentación de la Reserva Natural, de uso múltiple, Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde, sumado a una profundización en el tema con programas de educación”, remarcó Silvana.

–¿Esas fueron las bases para llegar al armado del libro?
–Sí, tal cual. A partir de ahí comencé a viajar a las islas para tomar nota del aspecto histórico, sus construcciones y entrevistas a gente que pobló las islas y vivió allí. Fue un trabajo hecho con mucha pasión, entendiendo que todas las personas que vivieron en las islas han sido actores anónimos que tienen un sentimiento muy fuerte con su historia.

“La idea del libro, a partir de este momento, es regalarlo para las bibliotecas populares y de escuelas públicas. Son 400 ejemplares que se van a destinar a esos ámbitos, aunque también va a haber una parte disponible para interesados en el tema. Y, por otro lado, está la idea de hacer un cuadernillo de actividades para trabajar en las aulas”, señaló.

“Tengo que agradecer a mucha gente que hizo posible esto en materia de edición y fotografía. Los textos son míos y el prólogo de Ana Miravalles. La tapa tiene una embarcación y el ambiente del humedal, mientras que en la contratapa luce el puerto, ya que el enfoque del libro buscar demostrar que no somos una ciudad de espaldas al mar”, graficó.

–Su pasado en White
“Tengo bellísimos recuerdos de mi paso como docente en la Escuela Técnica, entre 2000 y 2006. Era un ámbito muy familiar y de respeto. Ingeniero White es un lugar que tiene sentimientos de arraigo muy importantes”.