“Para tocar el violonchelo es fundamental tener paciencia, tiempo y un buen maestro”

El próximo domingo, a las 17, el violonchelista Esdras Campos se presentará en Ferro-White, con entrada libre y gratuita.

En la previa del fin de semana, nos visitó el violonchellista Esdras Campos, quien se acercó a los estudios de La Brújula 24 y formó parte de la 270ª entrega de IngenieroWhite.Com, palpitando el evento que animará el próximo domingo, a las 17, en Ferro-White.

“La idea para el domingo es ofrecer distintos estilos, abarcando un período de tiempo que va desde el año 1500 al 1900. Esto permite mostrar las cualidades del instrumentos y estilos diferentes a partir de las obras de Domenico Gabrielli, Johann Sebastian Bach y Gaspar Cassadó”, explicó.

“Al mismo tiempo, espero generar un intercambio de sensaciones con la gente y transmitir lo que ellos quieran sentir, haciendo partícipe al público”, agregó Esdras sobre el evento, que tendrá aproximadamente una hora de duración.

“Preparar un acto individual como este no es lo mismo que hacerlo en un grupo. En este caso, yo voy a ocuparme de todo”, afirmó.

–¿Cómo surgió tu relación con la música y con el instrumento?
–Mis padres de chico me inculcaron la música clásica. Mi padre tocaba el clarinete y era director de coros. Y como de chico ví algunos violonchelistas en Chaco, que es donde nací, empecé a estudiar a los 10 años.

“Me gustaba jugar a la pelota, al básquet y, también, tenía que ir a la escuela; mientras tanto, aprendí las bases del violonchelo. Al principio es complicado, pero con paciencia, tiempo y un buen maestro se puede lograre, sumado al talento que uno puede desarrollar con el paso del tiempo”, reconoció.

“Mi vida se reparte entre Buenos Aires, que es donde vivo, y Bahía, donde formo parte de la orquesta sinfónica. Espero vivir una linda experiencia en Ingeniero White”, concluyó Campos.