Renta financiera afectará a 100.000 contribuyentes por $ 400.000 millones

Si el impuesto es del 15%, el BCRA debería subir las tasas 400 puntos para compensar. Prevén huida al dólar, que esta semana podría superar la barrera de los $ 18.

“Hace 15 años los plazos fijos de u$s 30.000 tenían el aval del BCRA por ser chicos. Hoy los quieren gravar por ser ricos. Decadencia del ahorro interno”, tuiteó ayer Claudio Zuchovicki, Gerente de Desarrollo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Es a propósito del anuncio que hará hoy al mediodía el presidente Mauricio Macri gravando a los plazos fijos, Lebac y bonos de más de $ 1,4 millón para personas físicas, pues las empresas ya lo pagan. Hay que tener en cuenta que las personas jurídicas son el 90% del stock de Lebac: solo un 10% son físicas. El mismo perfil se mantiene en bonos.

“Afectará a unos 100.000 contribuyentes entre depositantes y cuantas comitentes en Caja de Valores, pero el monto llega a los $ 400.000 millones. No es mucha gente, pero los montos de base imponible son lo que preocupan. Afecta a los ahorristas más sensibles al tipo de cambio y las tasas, esa gente se mueve rápido y va hacer mover el tipo de cambio”, alerta un paper de Bull Market Brokers (BMB).

Juan Ignacio Abuchdid, presidente de InvertirEnBolsa, prevé que se producirá una migración de carteras: “Lo que va a hacer el individuo es pasar a invertir a través de fondos comunes de inversión que destinan la mayor parte de su cartera a las Lebac, ya que la compra venta de FCI seguirá estando exenta. Este hecho generará que menos personas físicas suscriban letras en forma directa y más lo hagan a través de fondos”.

Un tema clave es si ese $ 1,4 millón será acumulativo a renovación o stock final a fin de año, porque si es por renovación como el proyecto de Sergio Massa son 500.000 los ahorristas, pero si es solo stock, como se prevé, son 100.000.

Dependiendo de la tasa del impuesto, dependerá cuánto deberá pagar el BCRA extra para compensar: “Si es del 15%, el BCRA deberá subir las tasas 400 puntos, o sea ir a 31% para compensar, estiman en BMB.

Afectará a los depositantes de más de $ 1,4 millón con BADLAR, ya que la tasa nominal le bajará a 17,5%. En las mesas estiman que los bancos van a tener una huida fuerte de esa gente al dólar, que esta semana podría superar los $ 18.

Leandro Fisanotti, gerente de Desarrollo del Mercado Argentino de Valores, asegura que este tipo de eventos mete ruido en las decisiones de inversión y muchos se refugian en el dólar: “El efecto de mediano plazo es que se ajustan los rendimientos, de modo de mantener un retorno real sobre las inversiones. Es probable que termine por subir el nivel de tasas del sistema”.

Actualmente hay 2,9 millones de certificados de plazos fijos por un monto total de $ 710.000 millones que están en bancos. De estos, el 20% corresponde a plazos fijos que podrían ser alcanzados en 2018, o sea $ 140.000 millones. Pero hay otros $ 50.000 millones que podrían pasar a pagar en un año por el efecto de la tasa en el capital.

Por el lado de las cuentas comitentes, en Caja de Valores hay 365.000 cuentas comitentes por $ 3,2 billones. El 87% corresponde a títulos públicos ($ 2,78 billones), de los cuales el 10% corresponden a personas físicas. Dentro de ese universo, 30% podrían ser alcanzadas, lo que arroja entre $ 180.000 millones y $ 200.000 millones, pero dejando bajo riesgo a un monto cercano a $ 70.000 millones para finales de 2018.

En conjunto, y sin tener en cuenta la posible reglamentación sobre inversores del exterior que quedó suspendida por Dujuvne, el monto total alcanzado es de $ 340.000 millones desde el inicio, ya que el cálculo no tiene presente las Lebac que hacen los bancos para sus clientes que sean personas físicas mayores a $ 1,4 millón. El monto total muy probablemente llegue a $ 400.000 millones a finales de 2018.

El monto de recaudación varía según la proporción de títulos públicos en dólares que sólo pagarán por cupón, pero que se cree se extenderá al diferencial de capital una vez realizada la venta. Considerando Badlar, Lebac y el pago de cupones en dólares de los bonos (sin contabilizar el diferencial de capital) el monto imponible es de $ 78.000 millones, con una base imponible de $ 340.000 millones y una tasa de descuento promedio de 23% en pesos (se proyecta una depreciación del 18% del peso para los cupones en dólares).

A ese monto se le aplica dos tasas, una de 15% y otra de 20%, rango que se estima tendrá el nuevo impuesto. El monto máximo a recaudar será de $ 15.600 millones, calculan en Bull Market.

El efecto en tasas depende de cuál se tome como referencia. Suponiendo un impuesto del 15% para depósitos y títulos públicos mayores a $ 1,4 millón de cierre en ejercicio, independiente de las renovaciones:

1) En el caso de los depositantes mayores a $ 1,4 millón se está pagando un promedio Badlar de 22%. El impacto positivo es de 400 puntos, lo que dejaría una tasa nominal actual de 18%, creando una pérdida en términos reales para el depositante de 6%. En 5 años un depositante habría perdido el 40% de su capital en términos reales.

2) En el caso de Lebac la tasa debería aumentar hasta el 31% para compensar el nuevo impuesto. Siendo que Lebac es un complemento de la tasa de política monetaria, el impuesto podría terminar atentando contra la estrategia del BCRA.

Fuente: Cronista.