La industria podrá incorporar un segmento de pescados y mariscos “larga vida”

La ANMAT autorizó cambios en el código alimentario que permitirá irradiar productos. La técnica mejora la conservación y no demanda necesariamente refrigeración.

Un nuevo segmento de productos “larga vida” podrá sumar la industria pesquera a partir de los cambios que introdujo la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) en el Código Alimentario Argentino.

Cuando en breve la normativa sea publicada en el Boletín Oficial, las empresas del sector quedarán habilitadas para aplicar técnicas de irradiación, un procedimiento que extiende la conservación de los productos y no demandará necesariamente refrigerarlos.

La durabilidad de los productos dependerá de los ensayos de estabilidad que se lleven adelante, pero por estimaciones previas se estima que podría llegar hasta el año.

En ese sentido, la irradiación es un tratamiento que emplea radiaciones ionizantes, generalmente electrones de alta energía u ondas electromagnéticas. El proceso involucra exponer los alimentos a cantidades controladas de exposición sin generar efectos adversos para la salud del consumidor.

El objetivo es controlar los microorganismos patógenos, la inhibición de la brotación, la desinfestación por insectos y el retraso de la maduración de los alimentos. Las dosis limitadas no alteran las propiedades nutricionales, sabor u olor, según exponen los científicos.

Hasta el momento, en el nivel interno este tratamiento de conservación solo estaba permitido en papa, cebolla, ajo, espárragos, champiñones, frutillas, especies y condimentos; pero con los cambios se incluirán diversos tipos de carnes, incluyendo a los pescados.

Fuente: Pescare.