¿Cuánto impuesto a la renta financiera pagarán Lebac y plazos fijos?

Aunque todavía es un borrador, uno de los puntos más álgidos de la reforma tributaria es el referido a gravar las ganancias producidas por inversiones de personas físicas.

Aunque todavía es un borrador, uno de los puntos más álgidos de la reforma tributaria es el referido a gravar las ganancias producidas por inversiones de personas físicas.

La propuesta inicial es fijar un impuesto sobre los resultados logrados en activos financieros como plazos fijos, bonos y Lebac. Las variantes en pesos tendrán una alícuota del 5%, mientras que los títulos en dólares e indexados, una del 15%. Las ganancias comenzarán a tributar para los resultados superiores a $ 52.000 (este monto es el mínimo no imponible).

A continuación, analizaremos el impacto sobre dos instrumentos clásicos en pesos: las Lebac y los plazos fijos.

¿Qué ocurre en términos reales? ¿Cómo queda la rentabilidad de las Lebac una vez descontada la inflación? Para hacer este cálculo, además de estimar un retorno financiero, hay que presumir una tasa de inflación. En el ejemplo, tomamos la expectativa de 20% para los próximos 12 meses, surgida del último relevamiento de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).

Como resultado, la super tasa real positiva de las Lebac se reduce de 9,9% anual a 8,6% por el efecto del impuesto. Pero sigue siendo un excelente retorno, máxime pensando que el Banco Central seguirá con su política tasas elevadas para abatir la inflación al menos hasta marzo según las tasas forwards de la curva de Lebac en el mercado secundario.

 El efecto en plazos fijos

Veamos ahora qué ocurre con los plazos fijos. Como su rentabilidad es menor (TEA de 22,3%), un capital de $ 200.000 no pagaría el tributo. Pero montos mayores sí lo harían. Por ejemplo, un plazo fijo de $ 1.000.000, que genera una renta bruta de $ 223.022, debe abonar $ 8.551 por el impuesto. Y este valor equivale al 0,9% del capital.

Ahora bien, ¿cómo queda la rentabilidad real de los plazos fijos luego del impuesto?

Con los supuestos asumidos, el impuesto le saca 0,8 puntos de beneficios netos de inflación, llevando la tasa real a 1,1%. Pero si el nivel de precios de la economía sube efectivamente más del 20% en un año, el gravamen podría hacer que el retorno levemente real de los plazos fijos en la previa termine en terreno negativo.

En definitiva, el golpe del impuesto a la renta financiera en instrumentos en pesos no es significativo en materia de rentabilidad nominal para ninguna de las dos inversiones analizadas. Pero sí podría serlo en términos reales dependiendo de cómo se mueva la inflación y la tasa nominal, especialmente en el caso de los plazos fijos.

Fuente: El Cronista